El Guardián de la Salud

EL GUARDIÁN DE LA SALUD

El sistema inmunológico es el encargado de mantener a nuestro cuerpo protegido contra agentes extraños como virus, bacterias, hongos y parásitos que pueden comprometer la estabilidad de nuestra salud causándonos desde un simple resfriado hasta una grave enfermedad con consecuencias desastrosas. Es por ello que en este artículo, hablaremos un poco sobre él y cómo hacer para mantener a este importante sistema en óptimas condiciones de funcionamiento.

Glóbulos rojos, plaquetas (color violeta), un linfocito T (color verde) y un monocito (color naranja), vistos a través de un microscopio electrónico

El sistema inmunológico está conformado por un conjunto de moléculas, células, tejidos y órganos que actúan en conjunto a través de diversos mecanismos que protegen al cuerpo de infecciones por medio de la identificación y eliminación de agentes patógenos (virus, bacterias, hongos y parásitos). Esta tarea es extremadamente compleja y agotadora para nuestro sistema, ya que las amenazas deben ser detectadas con absoluta especificidad, es decir, distinguiendo los agentes patógenos de las células y tejidos normales del organismo. Los linfocitos, como se les llama a las células del sistema inmunológico, durante su recorrido por nuestro cuerpo van deteriorándose y muriendo progresivamente.

El sistema inmunológico

La médula ósea y el timo deben reponer rápidamente el déficit de linfocitos para mantener el sistema inmune en buen funcionamiento. He allí donde la nutrición juega un papel muy importante, ya que si no aportamos la cantidad suficiente de nutrientes a nuestro organismo, tanto la médula ósea como el timo no podrán producir y madurar a tiempo las células que necesitamos, dándoles a los agentes patógenos la oportunidad de desarrollarse y adaptarse a nuestro cuerpo, provocando desórdenes en el sistema inmunológico que pueden causar enfermedades. Las enfermedades relacionadas con la inmunodeficiencia ocurren cuando el sistema inmunológico es menos activo de lo normal, dando lugar a infecciones que pueden poner en peligro la vida.

Entonces nos preguntamos, ¿qué nutrientes debemos darle a nuestro cuerpo para que produzca éstas células y nos ayude a evitar enfermedades? – Como mencioné en un artículo anterior, la buena nutrición es la clave para mantener el cuerpo sano”. Debemos consumir en la dieta diaria antioxidantes, como vitaminas C y E; y, minerales como el zinc, que protegen el tejido corporal del daño causado por radicales libres y participan en la formación y mantenimiento de las células de defensa de nuestro cuerpo mejorando el sistema inmunológico. Además podemos mencionar otros como el hierro y ácido fólico, que previenen los procesos anémicos; el selenio, mineral antioxidante que disminuye el proceso de envejecimiento celular y esta asociado a la prevención del cáncer; y, vitamina B6, que ayuda al sistema inmunológico a producir anticuerpos. – ¿Pero, dónde puedo conseguir esos nutrientes? – En una buena alimentación basada en alimentos frescos y ricos en vitaminas y minerales.

Pero no todo es comer, también es necesario dormir el suficiente número de horas para favorecer el correcto funcionamiento de nuestro sistema inmune; evitar el tabaco o cigarrillos; moderar el consumo de alcohol; realizar de forma regular actividad física de intensidad moderada (caminar a paso ligero, nadar, montar bicicleta, etc.); aprender a llevar un ritmo de vida más relajado y a evitar el estrés, factor que se ha convertido en uno de los principales enemigos de nuestro sistema inmunológico.

Cuando la alimentación no es equilibrada, cabe la posibilidad de recurrir a suplementos o complementos nutricionales, siempre bajo la prescripción de un profesional, teniendo en cuenta que al mismo tiempo se debe mejorar progresivamente los hábitos alimenticios.

Publicado en Salud | Etiquetado , , , , , | 8 comentarios

Importancia de la Buena Nutrición

IMPORTANCIA DE LA BUENA NUTRICIÓN

La nutrición es la clave para tener una buena salud, lucir joven, tener energía y controlar tu peso de manera natural y sin riesgos. Pero, debido a las exigencias de nuestras actividades cotidianas y a la falta de conocimiento en temas de la nutrición es muy difícil lograr una buena, balanceada y completa alimentación.

La mayoría de las personas piensan que para estar sanos deben comer mucho, otros dicen que sólo lo suficiente y un pequeño grupo, sólo lo necesario. Pero lo cierto es que no sólo debemos comer, sino también alimentarnos; y es ese el punto a donde quiero llegar.

La buena alimentación o buena nutrición, es la clave para mantener el cuerpo sano. Diariamente debemos alimentar a tres billones de células que conforman nuestro cuerpo. El buen funcionamiento del cuerpo humano depende de la integridad de nuestras células; ésta se logra a través de una sana alimentación. El problema es que la mayoría de los alimentos de hoy han perdido sus propiedades nutricionales debido a los procesos de transformación que éstos sufren antes de llegar a consumirse.

Nuestro cuerpo necesita alimentos de 3 a 5 veces al día para producir los compuestos que requiere. Gracias a investigaciones, sabemos que necesitamos 114 Nutrientes básicos al día, entre ellos están los macronutrientes (carbohidratos, proteínas, grasas), micronutrientes (vitaminas, minerales,  aminoácidos); y otros que incluyen: fibras, hierbas y otros factores botánicos.

Los excesos junto con los malos hábitos originan el 70% de las Enfermedades Actuales, como son diabetes, nervios, gastritis, estreñimiento, migrañas, tumores, problemas hormonales, anemia, obesidad, infecciones virales, bacterianas, entre otras. Esto se soluciona logrando un cambio de hábitos y actitudes con respecto a la NUTRICIÓN.

La clave para obtener una buena nutrición es saber equilibrar la ingesta de grasas, carbohidratos y proteínas. No sólo es importante no exceder el límite de calorías diarias, sino también observar cual es su fuente. Todo esto repercute en su peso, ya sea que aumente, disminuya o se mantenga igual. Además requieres de vitaminas y minerales, que se encuentran en los alimentos y en complementos nutricionales.

No todos los alimentos son iguales, y no hay uno que proporcione todo lo que tu cuerpo necesita. Por ello hay que comer de todo, para que nuestro cuerpo obtenga lo necesario y se mantenga en perfecto estado. Los complementos nutricionales son muy útiles, porque son esenciales si no cuentas con una alimentación balanceada, o simplemente no tienes tiempo para comer todos los vegetales, frutas y otros alimentos en una sola comida.

Pero, “comer de todo” no significa que debamos “abusar” en la ingesta de alimentos o complementos nutricionales, hay que saber moderarse. Simplemente, no debemos optar por los extremos. Ni mucha comida, ni muy poca. Esto nos traería con el tiempo, serios problemas de salud, como el sobrepeso o la desnutrición.

Lo ideal es buscar una dieta balanceada, un buen programa de ejercicio con asesoría profesional y considerar la ingesta de algunos suplementos nutricionales.

Si deseas saber más acerca de la Buena Nutrición, déjanos tu comentario, tu opinión es importante…

Publicado en Salud | Etiquetado , , | 34 comentarios